Archivo para la Categoría » Editores de Audio «

Plugins para Software

En el idioma de la música digital, el programa de producción que utilizas para grabar y editar es llamado el software anfitrión. Los usuarios pueden complementar ese programa con elementos adicionales de software, como instrumentos virtuales y efectos, conocidos como plugins. La mayoría de los programas anfitriones vienen con una variedad de instrumentos virtuales, efectos y loops, pero los usuarios tienen la opción de sumarle todavía más con los plug-ins de terceros.

Esto añade mucha flexibilidad al programa anfitrión, pero también complica y hace un poco más confusas las cosas. Los plug-ins tienden a ser específicos para cada programa (por ejemplo los que funcionan con mi software M-Powered Essential lo hacen también con otros programas de Pro Tools, pero no así con Sonar, el software competidor, de Cakewalk), pero algunos trabajan con diversos programas. En general, entre más plug-ins tengas, más dependiente te haces de una plataforma en particular.

Conceptos y Consejos del Programa Basico

Sin importar cuál software elijas, hay algun programa basico comunes a todo el software de producción musical. Entender tales bases te ayudará a enfocar tu uso del software a lo que es relevante. Y te ahorrará dolores de cabeza. Este es un proceso evolucionado de los días del uso de cinta análoga, cuando los productores grababan elementos de una canción en distintas pistas de cinta, las editaban de manera separada y después las combinaban todas en un proceso de unión.

Las computadoras han simplificado bastante este proceso. Nuevo track es uno de los ítems más fáciles de encontrar en el menú de la mayoría de los programas de manera que armar una canción es como distribuir los ingredientes en un sandwich. Comencé con una línea de percusión, después agregué una línea de graves en un track aparte y luego otra para instrumentos de ritmo, una más para el piano, luego las voces y así sucesivamente. Y así, fui capaz de jugar con los tracks sin alterar todo al mismo tiempo.

Software para Estudio de Grabacion

Comencé por comprar el KeyStudio 49, un combo de hardware y software lanzado recientemente por M-Audio. Por 130 dólares, el paquete viene con un teclado USB MIDI de 49 teclas y una interfaz de audio miní USB, así como la versión básica del software Pro Tools M-Powered Essential. Este programa viene con poco más de 60 instrumentos virtuales, cientos de loops Como un punto de partida básico hacia la producción de música digital, es un gran negocio; sólo el teclado vale el dinero ya que puede ser usado con múltiples programas de música.

El software de producción de música digital suele ser un poco apabullante si nunca has trabajado con él antes en un estudio. Mucho de él satisface a los obsesivos ingenieros de audio que inundan la industria musical. El M-Powered Essential es lanzado como una versión ‘simplificada’ del estándar de la industria de la compañía madre, la suite Pro Tools de DigiDesign.

ReacTable

ReacTable

Realmente es un dispositivo muy curioso y vistoso que permite acceder a un modo de creación sonora de forma sumamente plástica al permitir interactuar espacialmente en el control de parámetros y funciones para generar y afectar al sonido. Por ejemplo, si se apoya un objeto cuadrado comienza a funcionar un oscilador. Al rotar un objeto apoyado sobre la pantalla se modifica la frecuencia.

La Realidad Virtual

La Realidad Virtual

Un caso muy destacado y originalísimo de un nuevo dispositivo para generar sonidos es el ReacTable. Se trata de un instrumento musical electrónico con una imponente presencia que otorga lustre y espectacularidad cuando se lo ve en acción. Tiene forma de mesa cuyo tapete circular luminoso es una pantalla táctil sobre la que se apoyan objetos físicos que se usan para controlar mediante movimientos de desplazamiento, rotación, etc. osciladores, filtros, moduladores y demás controles característicos…

Wavepad Editor

Wavepad Editor

En este caso nos topamos con un editor que, además de ofrecer una enorme cantidad de funciones de edición, amolda su interfaz para que resulte lo más sencilla de interpretar, aún para los usuarios más novatos. Para quienes se inician, es funcional que los comandos principales, además de encontrarse en forma de menú y botones, como en cualquier otro programa, se listen sobre una columna lateral, separadas por categorías. Entra las funciones de edición, encontramos cortar, copiar, pegar, borrar, silenciar y auto-recortar (eliminando el silencio).

Expstudio

Expstudio

EXPStudio Audio Editor es un editor de audio con el que podremos jugar con nuestros ficheros de música. Además de ofrecernos varias herramientas de edición de audio, ExpStudio nos ofrece la conversión entre diferentes formatos, con una gran efectividad. Una vez abierto o grabado el archivo en cuestión, podremos aplicar una interesante cantidad de efectos.

Music Editor Free

Music Editor Free

Así como Audacity es el equivalente gratuito a Adobe Auditio. Music Editor Free lo es con respecto a Sound Forge. Se trata de un editor de audio que, si bien no ofrece características multipista, cuenta con excelentes funciones de edición de audio, incluyendo las básicas cortar, copiar, pegar, borrar, insertar, silenciar, recortar y más. Pero la característica más importante de este programa es su función de ripear CDs de audio, así como grabarlos directamente con el resultado de nuestro trabajo, lo cual es muy útil. La interfaz del programa nos permite familiarizarnos rápidamente con sus herramientas principales. Por esta razón, no deberíamos demorar demasiado en aprender a utilizarlo de manera efectiva y en empezar a grabar y editar nuestros propios sonidos exitosamente.

Editores de Audio

Editores de Audio

Quizás recuerden sus primeras placas de sonido. La Sound Blaster 1.5, por ejemplo, que reproducía el audio en mono y no permitía monitorear lo que se grababa. En aquellos tiempos nos enterábamos de cómo había quedado el trabajo, recién una vez que lo terminábamos. En cuanto a la edición, existían un par de herramientas que a lo sumo nos permitían cortar una porción del audio que no nos gustara, y ecualizar mínimamente el sonido. Fue recién con la Sound Blaster 16 que la posibilidad de editar audio a un nivel semiprofesional se hizo realidad, y aparecieron muchos programas que explotaban, esta característica.